Diablesas y Diosas: 14 perversas para 14 autores (Kaplan) por Emili Olcina

May 26, 2019

Diablesas y Diosas: 14 perversas para 14 autores (Kaplan) por Emili Olcina

Titulo del libro: Diablesas y Diosas: 14 perversas para 14 autores (Kaplan)

Autor: Emili Olcina

Número de páginas: 191 páginas

Fecha de lanzamiento: June 9, 1990

ISBN: 8475841449

Editor: Laertes editorial, S.L.

Diablesas y Diosas: 14 perversas para 14 autores (Kaplan) de Emili Olcina está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Emili Olcina con Diablesas y Diosas: 14 perversas para 14 autores (Kaplan)

La imagen femenina en la pantalla de cine está hecha de la materia de los sueños, los sentimientos o las obsesiones, y su carnalidad es tan cercana como intangible. Si se invita a catorce autores a escribir, cada cual a su cuenta y a su modo, sobre otras tantas figuras femeninas del cine asociadas con la idea del Mal, el resultado obvio de la mezcla del tema seductor y la libertad creativa es una vertiginosa diversidad de temas y enfoques, más allá de la cual se manifiesta una coincidencia soprendente: frente a ensañamientos de crímenes horrendos, actos despiadados, desnudos provocadores o pérfidas indefensiones, ni uno sólo de los catorce autores se siente con fuerzas o autoridad para censurar a las perversas del cine, y todos se rinden con armas y bagaje ante la fascinación de la mujer. El Mal se transfigura en belleza artística y en incitación emocional y, en lugar de ceñudas condenas, aparecen el entusiasmo, el ensueño, o una contemplación estética entretejida con anhelos y deseos insaciados que se traducen en vuelos imaginativos, perplejidades, análisis que no logran ser fríos y, a menudo, cómicas constataciones del desamparo del hombre.

Es en esa fascinación ante la mujer donde los autores, en claves muy variadas, perciben una perversidad: las mujeres de la pantalla hablan, se mueven; se muestrasn engañosamente cercanas, despiertan inquietudes y deseos, pero, protegidas por impenetrables corazas de celuloide, son inasequibles como estatuas, pinturas o divinidades.